“la Agroindustria Azucarera en El Salvador”

Fecha:21/07/2017

La Mesa de Cambio Climático de El Salvador (MCC-SLV) celebró su Reunión 56 en las instalaciones de la Fundación Friedrich Ebert (FES) en San Salvador, el viernes 21 de julio de 2017, con el objetivo de hacer vigilancia y seguimiento a las dinámicas y evolución de instrumentos normativos e iniciativas ambientales, especialmente en su vinculación con el abordaje idóneo del cambio climático; como también fortalecer capacidades sobre el tema de la Agroindustria Azucarera en El Salvador.

Sobre el tema de la nueva propuesta de Anteproyecto de Ley de Aguas presentado en 2017, se explicó que en el primer anteproyecto de ley se presentó en 2006 para buscar un consenso en la Asamblea Legislativa; el cual fue actualizado en 2011 y 2015, a como resultado de las discusiones entre las fracciones legislativa y actores involucrados. Además, otros dos anteproyectos se presentaron en 2012 y 2014 por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) y los regantes, respectivamente. Con la más reciente propuesta, se ha generado un desacuerdo en la Comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático de la AL, especialmente en los temas de los usos y la autoridad del recurso hídrico. Acotó que el enfoque del derecho humano y la gestión pública deben ser el fundamento de cualquier anteproyecto; y aunque todas las propuestas han tenido un enfoque extractivista, el primer ante-proyecto consideraba al menos la visión de la oferta y disponibilidad.

Se comentó que existe poca educación ambiental pública para comprender el uso ecosistémico, y sobre la necesidad de sustentar los análisis críticos y posicionamientos desde la sociedad civil. Se dijo que se requiere construir una autoridad confiable a nivel nacional en el tema de agua, y consideró que el tema de prohibición de tóxicos es un elemento importante. También se señaló la importancia de la sustentación de los posicionamientos de la sociedad civil y las estrategias de posicionamiento político. Se aclaró que los diferentes actores deben involucrarse en la discusión, desde el nivel comunitario hasta el empresarial, debiendo flexibilizarse algunas posiciones con el propósito de lograr un consenso idóneo.

Sobre el tema del Sistema Integrado de Transporte del Área Metropolitana de San Salvador (SITRAMSS), se expuso información obtenida de las Oficinas de Información y Respuesta (OIR) del Viceministerio de Transporte (VMT) y el MARN, y se detalló el contexto de la carta enviada por la titular del MARN a la Sala de los Constitucional, en referencia a las consecuencias de las medidas cautelares impuestas sobre el Proyecto SITRAMSS en términos del cumplimiento de los compromisos del país en la Contribución Determinada a nivel Nacional (NDC) ante el Acuerdo de París. Se explicó la inexistencia de estudios para sustentar las supuestas acciones de mitigación de GEI por la implementación del SITRAMSS. Se dijo que el MARN desvinculó su responsabilidad sobre esos estudios, y que el VMT brindó un estudio que hasta permitiría concluir un aumento de las emisiones de CO2, y alternamente, otra respuesta de la OIR en la que se refieren a sus actividades de monitoreo de otros gases contaminantes que no son GEI.  Se criticó el diseño del SITRAMSS que podría haber ocasionado más problemas de tipo vial. También se dijo que el diseño original fue trastocado por un tema populista para responder con el proyecto, y que la pregunta clave es por qué se presentó una promesa de reducción de emisiones frente al Acuerdo de París. Se preguntó si existe una composición química de mejor calidad en los combustibles para producir menos contaminantes; a lo que se respondió sobre la posibilidad de poder reducir las emisiones de SO2 provenientes de la combustión, aclarando que el CO2 siempre seguiría emitiéndose. También se cuestionó el hacinamiento de tantos vehículos en un territorio ya saturado, sin planificación ante las proyecciones futuras de este crecimiento; se comentó sobre la competencia con otras flotas de autobuses y la habilitación del eje preferencial.

Sobre el tema de los las sustancias agro-tóxicas, se comentó que hace un año la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) presentó un estudio sobre el impacto de estas sustancias y una pieza de correspondencia a la AL, para impulsar la discusión sobre la prohibición de 12 agro-tóxicos en el país con base en la mejor información técnico-científico del Ministerio de Salud, la PDDH y la sociedad civil. Se dijo que hay cuatro productos nuevos en el tema del manejo de la caña de azúcar; y se mencionó que hay suelos ya abandonados por el nivel de contaminación que tiene. Luego, sobre el tema de los materiales pétreos, se comentó que en zonas de La Paz, La Unión y Usulután se construyen estructuras a partir de la extracción de materiales pétreos de los ríos, ocasionando la pérdida de su cauce y mayor vulnerabilidad. Se comentó que hay empresas que no quieren pagar por los materiales extraídos de los ríos. Y se agregó los intereses políticos y monopólicos involucrados en este tema. Se mencionó que los problemas anteriores podrían agravarse por el retorno de emigrantes al país, y se recordó el problema de la superpoblación.

Posteriormente, se dio inicio a la mesa redonda sobre el tema de la Agroindustria Azucarera en El Salvador, para lo cual se contó con la presencia de: Giovanni Berti del Consejo Salvadoreño de la Agroindustria Azucarera, como representante gubernamental; Julio Arroyo de la Asociación Azucarera de El Salvador, como representante del sector productivo; José Roberto Calderón de la Fundación Cáritas El Salvador, como representante del sector no gubernamental; y Francisco Soto, consultor de la FES, como experto en el tema de cambio climático.