Deuda externa en Honduras, recomendaciones para negociaciones más justas y transparentes

Fecha:11/03/2015
Lugar:Tegucigalpa, Honduras

La Fundación Friedrich Ebert en Honduras, el coordinador de Jubilee Germany, Jurgen Kaiser, Mauricio Diaz Bourdeth director del FOSDEH y el economista Claudio Salgado discutieron  situación actual, experiencias, lecciones aprendidas y recomendaciones para el manejo de la deuda de forma más segura y transparente en caso de caer en insostenibilidad.

La deuda pública que en 2007 sumaba US$2,937.6 millones (equivalentes a 23.8 puntos porcentuales del PIB), es significativamente menor que los US$8,565.9 millones registrados en 2014 (45.1 por ciento del PIB). Es de subrayar que entre 2010 y 2014, el pago de intereses del gobierno central reflejó un persistente y fuerte crecimiento, pasando de sumar US$153.8 millones (1.0 por ciento del PIB) a US$474.6 millones (2.5 por ciento del PIB), respectivamente; en tanto que la deuda pública per cápita creció en 251.9 por ciento en el período 2007-14.

Hoy día, cada hondureño adeuda alrededor de US$900 en concepto de deuda pública.

Sin embargo, hay experiencias positivas de negociación de la deuda con mecanismos más responsables, seguros y transparentes que Honduras debería considerar en un escenario de insostenibilidad:

- La experiencia e inclusión de toda la deuda en un solo proceso de re-negociación - Evitar bloqueo mutuo y fondos buitres - Imparcialidad en la estimación de la necesidad de alivio - Alcanzar cálculos realistas de sostenibilidad de la deuda, considerando las necesidades esenciales - Imparcialidad en la toma de decisiones - Conseguir un balance justo entre los intereses legítimos de todos los acreedores y las necesidades del financiamiento para el desarrollo.

Más allá de la consolidación de las finanzas públicas y la sostenibilidad de la deuda, en Honduras es visible la necesidad de un transparente, participativo e incluyente  pacto fiscal que permita dotar de los recursos necesarios al Estado, con la finalidad de impulsar diversas políticas que miren sagazmente hacia el horizonte estratégico de la igualdad, la sostenibilidad y el cambio estructural. El fin supremo  de los  acuerdos políticos debe privilegiar el bienestar de la mayoría de la población. Las alternativas si existen, Honduras y su pueblo lo merecen.



Documentos relacionados