Jóvenes recomiendan medidas de adaptación ante efectos del cambio climático

Fecha:27/05/2014
Lugar:Salón Mombacho, Hotel Holiday Inn
Hora:8:30 a.m. – 1:00 p.m.

Jaime Guillén, experto en desarrollo sostenible, expuso las consecuencias del cambio climático para la agricultura y la disponibilidad de recursos hídricos en Nicaragua. “Antes se creía de que los recursos eran ilimitados, pero ahora, ya estamos claros que no es así […] se dice que ahora, se está usando un 50% más de los recursos naturales de lo que el planeta puede soportar”, aseguró el especialista.

La agricultura será uno de los sectores más impactados por el cambio climático, agregó Guillén. Más de un millón de personas, dependen del maíz y los frijoles en Centroamérica; pero todas las proyecciones apuntan a que habrá menos lluvias y la temperatura seguirá aumentando, lo que reducirá la producción de maíz y frijoles.

El café, otro de los cultivos fundamentales para Nicaragua, será seriamente afectado por el aumento de la temperatura hasta el punto de que para el año 2050 podría desaparecer y sería un duro golpe para la economía nicaragüense. No obstante, estas áreas donde ya no se pueda cultivar café podrán ser utilizadas para maíz, frijoles, cacao, naranjas y banano, dijo Guillén.

Jaime Guillén, recomendó hacer un mejor uso de las fuentes de agua y de los suelos, implementar cultivos que se adapten a las nuevas condiciones del clima y aumentar los ingresos no agrícolas como las remesas y el turismo.

Iván Ramírez, de la Fundación Amigos de la Tierra España, destacó la importancia de los océanos y ecosistemas costeros ya que contribuyen a la captación de carbono, por lo que Nicaragua tiene que aumentar sus esfuerzos por protegerlos.

Impacto en la seguridad alimentaria y nutricional

En el mundo, existen actualmente 5 millones de personas con hambre, aseguró Jaime Guillén. Enfatizó que para el año 2050 la población mundial será de más de nueve mil millones de personas y para satisfacer sus necesidades alimentarias se deberá, como mínimo, duplicar la producción de alimentos. Pero en la actualidad, el hambre no se está dando por la falta de producción de alimentos sino por la pobreza, ya que un tercio de la población mundial, vive con menos de un dólar por día.

Por su parte, Marlen Sánchez de la Asociación de Trabajadores del Campo (ATC) dijo que para garantizar la soberanía y seguridad alimentaria se debe apostar por el fomento de la agroecología y el uso de semillas criollas.



Documentos relacionados